La Axarquia

Axarquía se deriva de šarqiyyah, una palabra de origen árabe. Se refiere a un lugar que se encuentra al este de una ciudad y depende completamente de esa ciudad.

 

 

 

 

Naturaleza y arquitectura.

El paisaje es muy accidentado debido a la proximidad de las montañas de Penibética en la costa.

Los viñedos siguen siendo importantes en esta región, aunque los nuevos cultivos subtropicales y el impacto del turismo han causado cambios económicos y urbanos, especialmente en la franja costera.

En el interior encontramos pequeños pueblos que han conservado sus rastros arquitectónicos populares de la presencia de musulmanes. Después de muchos intentos, esta área solo se recuperó a fines del siglo XV.

Hay un predominio de lugares montañosos, donde los pueblos y las ciudades pequeñas se han adaptado a la topografía del país a través de calles escalonadas, caminos sinuosos y soluciones de esquina ingeniosamente diseñadas.

Los arcos específicos que cruzan las calles, los prácticos pasajes que conectan los pisos superiores de las casas y las inevitables paredes blancas, le dan a las aldeas el carácter específico español / árabe.

Vale la pena visitar uno de los cementerios de la región, como Sayalonga. Asegúrese de detenerse en los secadores de pasas o pasteles de Cómpeta.

Su propia moneda.

La Axarquía tenía su propia moneda, el Axarco, pero no creo que fuera en la Edad Media ahora. No, tenían su propia moneda desde 1988.

El mayor defensor de la moneda fue Antonio Gámez Burgos. Era un químico apasionado por las letras y la historia.

El Axarco no era la única moneda en la región. A finales del siglo XV ya existía una moneda, el Zagal. Ambas monedas estaban destinadas exclusivamente a la región.

La intención era dar cohesión y unidad a la zona, algo que todos los residentes de la región tienen en común y que usan todos los días.

Hoy, por supuesto, la moneda ya no se usa, a menos que esté en manos de coleccionistas.

Sin embargo, todavía hay carteles en la calle donde se indica que todavía se está aceptando.

Desde 2007, incluso ha habido una propuesta sobre la mesa para crear un “patrocinio del Axarco” con la función de reingresar a la moneda para promover el territorio.