Casabermeja

Historia.

Casabermeja ha sido un asentamiento desde la antigüedad. El conjunto de rocas de Peñas de Cabrera y el Eneolítico de Monte Calvario confirman, entre otros restos, la presencia de personas prehistóricas en esta región.

Entonces los romanos ocuparon el municipio. Desde ese momento, las ruinas de la Cotonilla, el alfar del Cerro Alcalde y las ruinas de la fuente de las Parras, son restos perfectamente conservados.

El origen del nombre Casabermeja probablemente proviene de la expresión árabe Qsar Bemeja, que significa “Castillo de Bermejo”.

La tradición popular, sin embargo, atribuye el nombre de la ciudad a una oración de Isabel la Católica. La reina, que vio la ciudad, habría declarado: “Castillo Bermejo”, que también significa Castillo de Bermejo.

Hasta hoy, los residentes actuales no siempre están de acuerdo con cuál es el verdadero origen del nombre.

La influencia de los musulmanes en esta región se puede ver en los restos de un antiguo muro y la torre de Zambra, que fue construida en el siglo XIII.

Sin embargo, la población actual fue fundada por los príncipes católicos. Por ejemplo, hay dos documentos firmados por Juana la Loca en 1529 y Carlos I en 1550.

El paso de la autopista A-45 junto a Casabermeja condujo a la expansión de la ciudad, con la construcción de una gran cantidad de casas.

A pesar de este desarrollo, la ciudad conserva su carácter original, especialmente en el área urbana primitiva.

Las casas encaladas típicas dan a las calles estrechas y en ciertas fachadas, los nichos aún muestran imágenes de santos y vírgenes para su culto.

El municipio de Casabermeja se extiende desde los Montes de Málaga hasta el sur de las sierras de Torcal y Las Cabras. Es la principal puerta de entrada a la región de Antequera desde Málaga y un lugar ideal para practicar senderismo y actividades al aire libre.

Esta ciudad tiene tres enclaves que han sido declarados de importancia cultural. Su cementerio, que ha inspirado mitos curiosos a lo largo de la historia, es uno de ellos. Debido a su enorme singularidad, es uno de los lugares de interés de Casabermeja.

Lo que tienes que ver.

El monumento más llamativo de Casabermeja es la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Socorro.

Fundada en el siglo XVI, aunque posteriormente renovada, consta de tres naves separadas por arcos de medio punto.

Su torre de cinco cuerpos se destaca desde el exterior. El templo, declarado de importancia cultural, conserva piezas valiosas y antiguas de orfebres.

Pero si Casabermeja es conocida por algo, está frente al cementerio municipal de San Sebastián.

La originalidad de sus panteones, túmulos funerarios y pináculos hizo que fuera declarado Monumento Nacional en 1980.

Los nichos encalados constan de tres partes: la inferior para el difunto, la central para la lápida y la superior como frente decorativo.

Entre los restos arqueológicos del municipio de Casabermeja, destaca el conjunto pictórico de Peñas de Cabrera.

Este sitio prehistórico, un ejemplo de arte rupestre, figura como un punto de gran interés cultural.

La torre de Zambra se hereda del pasado árabe de Casabermeja. Ubicado a cuatro kilómetros del centro de la ciudad, fue construido en el siglo XIII para proteger el país.

También vale la pena visitar el Taller del Museo de Cerámica, diseñado como una sala de exposición y estudio.